Covid_19 desató la “guerra del hambre” en Magdalena por improvisaciones del gobierno departamental

La anarquía que se vive en esta región que ha sido objeto de saqueos en almacenes de cadena y enfrentamientos con la Policía, podría desencadenar más muertes que la covid_19. 

Por: Idinael Fernández Caballero
Columna de Opinión
El panorama de desobediencia civil que se vive por estos días y que se ha visto reflejado en bloqueos de vías, saqueos a supermercados y enfrentamientos con la Fuerza Pública en los municipios de El Banco, Fundación y Pivijay al igual que Santa Marta, deja entrever el total desespero de los ciudadanos afectados por la crisis económica, producto del aislamiento en prevención al covid_19, quienes acuden a cualquier método para obtener los mercados solidarios que otorga la Gobernación y Alcaldía. Y ese mal comportamiento en las personas, podría obedecer a una razón: no simpatizarían con la administración del gobernador Carlos Caicedo Omar, que contra viento y marea viene haciendo entrega de las ayudas a los más necesitados.  

La falta de comunicación ha sido el detonante en los disturbios o protestas que han protagonizado desesperados ciudadanos que violan la cuarentena y sin importar a ser contagiados por la pandemia, salen de sus casas para protestar y reclamar las ayudas que envió el Gobierno Nacional.  
Lo alarmante de la situación que se vive en Magdalena, ahora sexto en el lugar con departamentos más afectados por covid_19 en Colombia, es que las escenas registradas por tres días en las afuera de Makro, donde reclamaban los bonos alimentarios y los disturbios en el municipio de Fundación al igual que El Banco, ha quedó evidenciado literalmente la “guerra del hambre” y especialmente por la forma violenta en que las personas proceden para poder obtener alimento. Es decir, si el gobierno departamental no adopta prontamente acciones frente a esta situación, los actos violentos podrían generar más muertes que la pandemia en esta región.     

Para nadie es un secreto que Caicedo Omar, es quien ordena y toma las decisiones en la administración distrital, pero esas improvisaciones aunque no lo reconozca, ha provocado una crisis en su gobierno, y lo peor es que el pueblo colombiano ha observado por redes sociales o plataformas virtuales las aglomeraciones o cantidad de personas reclamando las ayudas sin importar a ser contagiadas por la corona virus.  Ni las sanas sugerencias o propuestas que se le ha hecho al gobernador para darle control a la distribución de los mercados solidarios lo ha hecho recapacitar, sino más bien, sigue victimizándose y responsabiliza a la clase política tradicional del saboteo registrado en las entrega de alimentos para desacreditar su administración. 
El desacierto que más caro le ha salido al mandatario departamental es la falta de trabajo en equipo, y principalmente con los alcaldes municipales que no han sido tenidos en cuenta en la repartición de alimentos. Por eso se han observado esos fracasos en municipios como Fundación, Pivijay y Ciénaga, donde el alcalde Luis Tete Samper, se vio obligado a suspender una jornada de entrega de mercados por el desorden que propiciaron venezolanos que se aglomeraron en las afueras de un colegio para recibir dicha ayuda. “No me opongo a la entrega de esos mercados a los venezolanos, pero no puedo exponer a las personas que se aglomeren y de esa manera propagar el virus. Por eso lo suspendí para el bienestar de los cienagueros”, afirmó.
     
En Santa Marta, especialmente en la vereda Calabazo, 11 de Noviembre, 11 de Noviembre, El Pantano, San Jorge, María Eugenia y El Pando, nunca se había vivido u observado diariamente protestas reclamando alimentos y agua potable, ahora ese mismo problema se ha extendido en municipios del Magdalena, donde se ha desatado una “guerra del hambre”, producto de las improvisaciones del mandatario departamental. 

Con lo acontecido en Santa Marta y Magdalena, se espera que el gobernador Carlos Caicedo, deje a un lado su rencilla con sectores políticos de la oposición y sólo se concentré a trabajar por este Departamento, y a la vez demuestre por qué obtuvo recientemente y de manera fugaz una buena calificación frente al manejo de la pandemia en el país.