Contralor Distrital instauró demanda que busca nulidad del contrato de operación y mantenimiento del alumbrado público


Con este proceso la Contraloría Distrital, en aras de vigilar la gestión fiscal de los recursos públicos, cumple con su objeto misional de ejercer el control fiscal y de esta forma propender por el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Ante el Juzgado Administrativo del Circuito de Santa Marta, el Contralor Distrital Edilson Miguel Palacio Castañeda, instauró demanda de controversias contractuales, con miras a que se declare la nulidad del contrato que realizó la ESSMAR con la empresa Consorcio con Luz, para desarrollar la prestación del servicio de administración, operación y mantenimiento del sistema de alumbrado público en Santa Marta.

La Contraloría Distrital, en virtud de dar cumplimiento a su misión de ejercer el control fiscal, expone en este documento que  el estudio técnico que la entidad manifiesta como existente y publicado, no cumple con los requisitos exigidos por el artículo 5 del Decreto 943 de 2018, pues a simple vista se denota que la entidad tomó un estudio realizado por el distrito para una concesión cuando ahora la modalidad contractual que pretendían realizar era prestación de servicios, por lo que se concluye que dicho estudio, a pesar de que exista, no satisface la obligación impuesta por el artículo 5 del decreto 943 de 2018.

Este contrato que se ejerció en tiempo record de 16 días, tendría una vigencia de diez años, por un valor de 71.000 millones de pesos. Para la Contraloría Distrital, los estudios técnicos y todo lo que allí se encontraba como requisitos exigidos eran armados precisamente para que se diera conforme a una concesión.

“Estamos seguros que es un contrato leonino, para los intereses de los samarios en virtud que se evidencia que en esta actuación se dieron unos estudios previos y un pliego de condiciones sastre, es decir adecuados al tamaño y medida de este contratista a quien finalmente se le adjudicó este contrato. Acá un contratista no va a invertir nada, sino que por el contrario va a recibir durante 10 años 71.000 millones de pesos de los samarios, esto es lo que vamos a demandar como leonino”. Expresó Edilson Palacio, Contralor de Santa Marta.

Indebida celebración del contrato


Referente a este caso el Congreso de la República interpuso quejas ante el Contralor y Procurador General, las cuales fueron remitidas a la Contraloría Distrital y en la que se evidencia prácticamente las mismas consideraciones presentadas por este órgano de control de Santa Marta.

Lo que se hizo fue ligeramente adecuarlo, para un contrato de prestación de servicios en dos modalidades totalmente distintas y precisamente esa es una de las cosas, que sin el lleno de los requisitos se está atacando en esta demanda, por parte de este órgano de control.

Con base en estos actos, la Contraloría de Santa Marta en aras de la vigilancia del control fiscal y de los recursos fiscales del distrito, decidió emprender esta acción judicial con miras a que se declare la nulidad de este contrato.

Ahora el paso a seguir es que el Juzgado Administrativo de Santa Marta quien tiene la competencia tome en derecho la mejor decisión para los intereses de los samarios, por lo que ese contrato no debe ir más.

Con este proceso la Contraloría Distrital, en aras de vigilar la gestión fiscal de los recursos públicos, cumple con su objeto misional de ejercer el control fiscal y de esta forma propender por el mejoramiento de la calidad de vida de la población.