Comunidad de Palmor se declara en alerta por posible regreso a las armas del frente 19 Farc

Campesinos e indígenas se encuentran angustiados porque temen vivir el pasado oscuro violento que sembró la guerrilla, y aún sigue latente en las memorias de los que habitan en esa región. 

Muchos ex combatientes de esa célula subversiva fueron sacados a sangre fuego de la zona donde delinquía en la Sierra Nevada de Santa Marta, y ahora regresan poco a poco al lugar que consideraban como el centro de operaciones.

Los habitantes del corregimiento de Palmor, ya no pueden conciliar el sueño en horas de la noche porque temen que la guerrilla vuelva a tomarse a esa región como en años anteriores, donde mataban y desaparecían a las personas. Foto archivo.

Informe Especial 
Unidad Investigativa LPSM
En máxima alerta se encuentra la comunidad del corregimiento Palmor en la Sierra Nevada de Santa Marta, jurisdicción del municipio de Ciénaga en Magdalena, ante una eventual toma guerrillera del extinto frente 19 Farc “José Prudencio Padilla” que después de haber desaparecido desde el año 2005, vuelve a escucharse con mayor fuerza el posible reagrupamiento de esa estructura armada ilegal con ex subversivos que han vuelto luego de haber huido a Bogotá, Venezuela y  España para no ser blanco de los paramilitares al mando de Hernán Giraldo y el temido clan Rojas. El pánico y temor se ha generalizado por las múltiples amenazas e intimidaciones dirigidas contra comerciantes, cafeteros y hasta indígenas que fueron obligados acceder a las pretensiones de la organización, versión que aún no ha sido confirmada por las autoridades. 

El desespero y preocupación de la población, ha venido en aumento como especie de bola de nieve en caída, por las fuertes intimidaciones hechas de manera personal y otras a través de llamadas telefónicas o vía whashApp, por parte de sujetos desconocidos que enviaron dichas informaciones por órdenes de los ex jefes guerrilleros conocidos con los alias de “Solís Almeyda”, “Chalo” y “Guillermo” quienes se sometieron a los acuerdos de paz en La Habana. Según los pobladores, muchos ex subversivos y milicianos que integraron ese grupo insurgente, han retornado después de una década con gran confianza al mencionado corregimiento, lo que ha elevado o desbordado el pánico y temor entre esas comunidades que aún no se repara de la escalada violenta que marcó sus por siempre vidas, razón por la cual no quieren vuelva a ocurrir esa misma pesadilla.   

“Desde el año pasado para acá hemos visto que han regresado esos señores y hasta mujeres que trabajaron para la guerrilla y andan por ahí como sin nada. Pero lo preocupante es que ahora están amenazando a nombre de Chalo, Solís Almeyda y Guillermo, donde nos dicen que nos van a convocar a una reunión y hasta nos obligan que más adelante tenemos que cooperar, no sé de qué manera con esas personas, y la verdad no sé si están utilizando esos nombres para hacerlos quedar mal en la región o estarán pescando en río revuelto”, afirmó un colono que pidió reserva de su identidad por razones de seguridad.

Desde el mismo momento en que regresaron los ex guerrilleros a la capital cafetera de la Sierra Nevada, sus habitantes aseguran que la paz y calma que respiraban cesó de forma inmediata, incluso hasta el aroma y sabor del café que cultivan en esa prospera tierra no es igual, ahora su aroma es amargo. Además consideran que la presencia de esos desmovilizados pondría en riesgo la convivencia y seguridad de esa comunidad campesina e indígena.

“La gran mayoría de esas personas ahora tienen acento venezolano y llegaron un mes antes de las elecciones y la verdad que para nosotros es una ofensa y amenaza que vivan en Palmor porque esa gente mató y desapareció a mucha gente acá. Ahora vuelven al territorio sin pagar un día de cárcel y a través de un tipo llamado Juan Carlos están amenazando como si le debiéramos; la verdad que no sabemos por qué el Ejército no les prohíbe que vivan en esta región y ahora tienen más confianza porque cuentan con el respaldo de un dirigente político de izquierda en el Magdalena”, expresó en medio de la impotencia otro angustiado campesino que solicitó anonimato.    
 
Al tiempo, Leonardo Sepúlveda, alias “Guillermo” antiguo jefe de finanzas y segundo al mando del 19 frente Farc, respondió a las sindicaciones que se hacen en su contra y desmintió cualquier intención de volver a las armas por considerar que la guerra o lucha armada no le dejó nada bueno en su vida. De igual manera, anunció que acudió a la (URI) de la Fiscalía Seccional para denunciar y dejar claro que no tiene participación en dichas intimidaciones.  

“Ahora con 55 años estoy disfrutando de mi familia, estoy recuperando mi vida y haciendo lo que no hice por haberme metido en esa guerra que me dejó enemigos, y en estos momentos lo que hago es amigos, por eso quiero dejar claro que juré no volver a esa vida porque mi pasado murió y ahora soy otra persona. Desde el 2003 no he vuelto a esa hermosa tierra de Palmor, y mi mayor deseo es volver allá porque me gusta el campo, pero soy consciente que mi presencia no es conveniente allá; yo acudí a la Fiscalía y Sijín para dejar todo claro”, afirmó el ex combatiente.     

Acerca de estas acusaciones o denuncias de pobladores del corregimiento Palmor contra ex miembros de las Farc, se consultó al investigador en organizaciones criminales y conflicto armado, Lerber Dimas Vásquez, quien afirmó que ese grupo subversivo alcanzó a tener en sus filas cerca de 450 hombres armados y 350 milicianos que eran nativos de Palmor, San Pedro y San Javier, donde cometieron crímenes, desplazamientos forzados y “pescas milagrosa”. Dentro del análisis y estudió que adelanta el académico, se deja claro en testimonios de víctimas que ese sangriento episodio protagonizado por los insurgentes generó rechazo y estigmatización hacía esas personas por su violento proceder que dejó viudas y huérfanos en la región.

“Hace tiempo se viene escuchando con mayor intensidad esas denuncias de llamadas extorsivas, pidiendo plata y cada día se escucha con mayor intensidad sobre la amenaza que las Farc va a tomar el territorio, pero ese tema ha cogido fuerza es por el regreso de varias personas que hicieron parte de esas estructuras, incluyendo Eln han vuelto a Palmor, y seguramente de ahí nace el temor por una eventual toma guerrillera; la verdad que para nadie es un secreto que ese grupo se portó a la misma altura de los paramilitares en esa región. Sin embargo, en San Pedro y San Javier las ACSN han llamado a las personas para que respeten el aislamiento y no salgan a las calles”, explicó.

Los organismos de seguridad manejan pruebas de la conformación de una estructura armada ilegal al mando de alias “Chalo”, líder de las disidencias para convertirse en amo y señor de la Sierra Nevada. 

¿Alias “Chalo”, nuevo amo y patrón de la Sierra Nevada?

La Unidad Investigativa de LA PORTADASM logró conocer que existen informes de inteligencia que determinan el posible regreso a las armas del frente 19 Farc que estaría al mando presuntamente de Gonzalo Medina, alias “Chalo”, quien en un pasado fue uno de los jefes de esa célula subversiva, y ahora por el hecho de haber crecido en la Sierra Nevada, le permite tener una ventaja en conocerla como la palma de su mano, y de allí nace el interés de liderar las disidencias para convertirse en el “nuevo amo y patrón” de esa extensa reserva natural. 

En el mismo informe que está en poder de los organismos de seguridad, se conoció las denuncias de la presencia de los integrantes de las “nuevas” Farc que se encontraría en periodo de aclimatación y compenetración con el área donde operará en el Departamento Magdalena, mientras que en otras zonas del macizo intertropical en jurisdicción al Cesar, la presencia es mucho más fuerte.

Incluso, se pudo conocer que aparentemente la Dijín lo tiene identificado como uno de los principales jefes de la disidencia o “nuevas” Farc, y que existen pruebas de la conformación de una peligrosa estructura armada para delinquir en la Sierra Nevada de Santa Marta.  

El equipo periodístico LA PORTADASM intentó tener comunicación con quienes lideran zona de concentración en Pondores La Guajira, donde residen los ex integrantes del extinto frente 19 Farc, pero no fue posible para saber del paradero del desmovilizado guerrillero conocido como “Chalo”.

Publicar un comentario

0 Comentarios