Taganga, Pueblo Olvidado


Por: Dr. Basilio Henríquez
Columna de Opinión LA PORTADASM
En varios escritos divulgados por la prensa de Santa Marta, he manifestado clara y exhaustivamente la inconformidad que sentimos los Tagangueros ante el olvido que desde hace  muchos años las administraciones pasadas, tanto Distritales como Departamentales han castigado a nuestro corregimiento ancestral. 

Basilio Henríquez.
Ese olvido administrativo creímos que tendría fin con los nuevos mandatarios. Craso error. Hoy vemos que no solo no se subsanarán las viejas falencias que viene padeciendo nuestro olvidado terruño, sino que le ponen una cereza al pastel con la alcaldada de utilizar el otrora sitio de rumba elegante, que nunca debió existir en el pueblo, en la morada de un grupo numeroso de integrantes de la población vulnerable de Santa Marta propios o foráneos.

No basta que las calles sigan deterioradas, o que el agua la tengamos que comprar a los carrotanques a precios elevados, o que fallas en la electricidad sigan dañando los electrodomésticos.  La única vía a Santa Marta, la carretera, es intransitable desde hace varios años y las dependencias que manejan el puerto con apoyo de la Armada, le impiden al pescador nativo con el cierre de la bahía, salir a buscar el sustento para su familia. Nada de lo anterior importa porque hay que aprovechar la oportunidad que nos trajo el malefico Virus para mostrar un dudoso pseudohumanitarismo.

¿Acaso la administración distrital se ha reunido con la comunidad para socializar esta  determinación?- Y si lo ha  realizado ¿cuánto favorece o cuanto afecta a dicha comunidad ?- ¿Ya están aptos médica y sanitariamente los posibles ocupantes con los estudios adecuados y necesarios  para esta labor comunitaria ?- Tal parece que no se ha considerado la importancia que tiene Taganga en la proyección turística tanto nacional como internacional que bien orientada favorecería igualmente a Santa Marta.

Estimó que aún hay tiempo para reconsiderar esa medida y de cara con la comunidad establecer las prioridades que permitan resarcir al pueblo por los anteriores desaciertos, pero no con exponentes que difieran díametralmente con nuestra Ancestralidad.-BHT-